Límites y posibilidades del aprendizaje en línea

Martín M. Aguiar, psicólogo social

El auge de la educación “en línea”

Es sabido que cada vez más personas eligen para realizar cursos de formación y/o perfeccionamiento y hasta carreras de grado y de posgrado, trayectos vinculados directamente a los entornos virtuales de aprendizaje. La oferta es cada vez mayor y las experiencias son cada vez más variadas. Pero… ¿es posible desempeñarnos como óptimos estudiantes “online” sin perecer en el intento?

El año pasado la agencia “Market Research Future” calculó que, para el año 2023, el mercado global de educación online aumentará a una tasa de crecimiento anual del 24%. En Estados Unidos en 2017 el 83 % de las personas interesadas en oportunidades de educación continua o permanente tomó un curso en línea; y Argentina, el mismo año mostró una cobertura cercana a 130 mil estudiantes que representan cerca del 6,5% del total.

Todos estos datos nos permiten apreciar el crecimiento cada vez mayor de la oferta de educación en línea, pero a su vez nos exige como usuarios conocer cuáles son las principales características de la misma. Nos posicionamos desde el paradigma que define a este tipo de educación como educación “en línea” en contraposición a aquella que la define como “a distancia” porque entendemos que hablar de distancia en el aprendizaje refiere a procesos más complejos, a implicaciones subjetivas y a condiciones objetivas en el proceso de aprender, de estar o no conectado. La educación on line puso en cuestión muchos paradigmas y Argentina tiene un lugar importante en ese proceso.

Modalidades de educación en línea

Antes de empezar tenemos que aclarar que la educación en línea tiene tres modalidades básicas: e-learning, b-learning y m-learnig. La primera utiliza diferentes plataformas y soportes con los que podemos realizar un curso desde cualquier lugar (o casi); el único elemento necesario es un dispositivo (pc, notebook o netbook) con conexión a Internet.

La segunda forma de estudio es el blended-learning o b-learning (aprendizaje mezclado) que combina la modalidad e-learning con la presencial. Es lo que en Latinoamérica llamamos educación semipresencial. En este caso se realiza un porcentaje de clases presenciales que se acompañan del cursado en línea como complemento. Las horas presenciales son de gran utilidad para resolver dudas con el/les docentes, poder realizar ejercicios prácticos y trabajar en grupo con el resto de las y los compañeros.

Por último el m-learning o mobile-learning (aprendizaje ambulante) es el aprendizaje que se realiza a través de una tablet o teléfono celular. El principal beneficio de esta modalidad es que permite seguir un curso desde cualquier lugar y a cualquier hora, según las necesidades y posibilidades particulares.

Cualquiera de las tres, en mayor o menor medida, ofrece una forma de aprender muy variada ya que el/la docente o equipo docente utiliza distintas metodologías para el aprendizaje. Algunas de ellas pueden ser: vídeos tutoriales, foros, chats, conexiones virtuales entre docentes y estudiantes, presentaciones sobre un tema (audiovisuales), ejercicios prácticos, análisis de casos virtuales, documentos de lectura, materiales complementarios para el aprendizaje, etc.

¿Cuál es el mejor y/o más adecuado? En realidad esta pregunta tiene tantas posibilidades de respuesta como usuaries y consumidores de educación en línea hayan en el mundo. La modalidad más adecuada es aquella que se adapte a las necesidades y expectativas reales de cada usuario/a. Aunque la formación online ofrece muchas ventajas, no siempre es la mejor opción para cualquier persona ni para cualquier propuesta formativa.

… lo importante es mantenerse

Cabe aquí hacernos la pregunta inicial que nos interpelaba sobre cómo desempeñarnos como óptimos estudiantes “online” sin perecer en el intento. Lo cierto es que muchas veces, nos inscribimos con entusiasmo en estas propuestas formativas pero luego, con el pasar de las semanas,  se va diluyendo hasta desaparecer o hasta vernos obligados a cumplir con las actividades propuestas sólo para obtener la certificación o concluir el trayecto.

Para alcanzar buenos resultados y no morir en el intento será importante tomar conciencia de que muchas veces, el temor a lo desconocido, a las situaciones nuevas de aprendizaje que nos desafían a movilizar nuestras estructuras mentales y salir de la tan nombrada “zona de confort,”  se convierte en nuestro peor enemigo obstaculizando la tarea y presentándose como elemento principal de nuestra resistencia al cambio. La automotivación y la conciencia clara de nuestras necesidades y expectativas, nos permitirá entender que hay momentos del cursado que son más complejos que otros, y deberemos recordar y afirmar que somos capaces y que con esfuerzo y dedicación  podemos seguir avanzando.

Otra clave será recurrir a dos viejos aliados de un/una estudiante de cualquier modalidad de aprendizaje: la autodisciplina y la utilización de técnicas de estudio apropiadas. “El sujeto debe tener mucha autodisciplina para aprender por su cuenta y un capital social importante detrás. Si no, se desmotiva, se siente solo y se decepciona” afirma Cristóbal Cobo, investigador de la Universidad de Oxford y director del Centro de Estudios de la Fundación Ceibal. En este aspecto será fundamental que podamos organizar nuestro tiempo. Tener claro el tiempo que se necesita para dedicarle al estudio. La educación en línea permite realizar otras actividades en simultáneo por lo que es importante encontrar un equilibrio.

Las y los estudiantes virtuales no suelen dedicarle el tiempo que el cursado en línea requiere, así que es mejor ser realista y no pretender abarcar más de lo que se puede; en otras palabras, ajustar lo más posible la brecha entre lo necesitado/deseado y lo posible. Esto aplica tanto en relación a la duración del trayecto formativo que se elige como a la posibilidad de determinar jornadas de estudio concretas para asegurarse de cumplir con las actividades a tiempo.

Al elegir este tipo de modalidad de aprendizaje, también es importante encontrar el lugar adecuado, ya que, estudiar desde casa requiere concentración, y debemos reducir los elementos que nos provoquen distracción. Debemos recordar que, aunque nuestro  cuerpo no se encuentre en el aula, nuestra mente sí debe estarlo.

Junto con la posibilidad de organizar el tiempo y elegir el lugar, tendremos que establecer prioridades e identificar las obligaciones y tareas más urgentes para realizarlas en primer lugar. Si realizamos las actividades en los plazos indicados estaremos al día y eso nos servirá para comprobar el fruto de nuestros esfuerzos y constancia y así, fortalecernos durante el proceso.

Elegir esta metodología de aprendizaje nos desafía pero a la vez nos exige dos cosas: dominar lo mejor posible los recursos digitales que se requieren para llevar esta tarea adelante; o bien, disponer del tiempo necesario para pedir ayuda a otres o buscar tutoriales en la web; y aprovechar al máximo las nuevas tecnologías y los recursos que ofrece convencidos y convencidas de que no usarlas es un desperdicio.

Llevar adelante lecturas comprensivas de textos y de consignas y hacer resúmenes luego de haber organizado el material de estudio.  Saber qué textos o videos son indispensables para la realización de las actividades y cuáles nos permiten ampliar conocimientos permitiéndonos también consultar con fuentes complementarias según nuestro interés personal.

Por último pero no menos importante: “no demos nada por supuesto y no dudemos en preguntar.” Cuando estudiamos en línea la resolución de posibles dudas es algo importantísimo ya que nos permite seguir avanzando. Para lograrlo, debemos mantener una relación fluida con les docentes y tutores, y con los compañeros y compañeras, valorando la potencia que tiene en todo proceso de aprendizaje lo colectivo como instrumento transformador, y así sobrevivir exitosamente al proyecto.

Fuentes

https://www.infobae.com/educacion/2017/11/18/la-educacion-a-distancia-siempre-mirada-de-reojo-ahora-con-mejores-resultados/

https://www.educaweb.com/contenidos/educativos/formacion-online-distancia/modalidades-formacion-online/

https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2012/08/03/956074/10-consejos-estudiar-distancia-exito.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s